¡¡Pestos Pestos Pestos!!

¡Seguramente todos vosotros habéis oído hablar de una salsa muy típica italiana que se llama “pesto”! ¡Pues sí, es una de las salsas más famosas en todo el mundo!

Existe la versión clásica, la más conocida, que está hecha con albahaca y piñones, sobre la que ya escribí un post, donde viene la receta .

Pero hoy quiero hablar del pesto en general, y de todas las posibilidades que nos ofrece. En mi último curso sobre “Fast Food” Saludable, donde hicimos varias recetas de pasta fresca sin gluten, acompañadas por diferentes salsas, utilicé muchos tipos de pestos, porqué realmente me parece una salsa super interesante, bajo muchos puntos de vista:

– Todas las versiones de pesto son muy fáciles y muy rápidas de hacer;

– Todos los ingredientes se trabajan en frío, sin cocinar, así que conservan el maximo de sus características y valores nutricionales;

– Con creatividad y fantasía podemos crear infinitas versiones de pesto, todas muy ricas y muy nutrientes;

En el curso, por ejemplo, preparamos un pesto de pistachos y albahaca, uno de nueces y salvia, y, hasta uno de algas y semillas de cáñamo;

Podemos decir que los ingredientes base para un pesto son:

– uno o dos tipos de hoja verde ( puede ser cualquier verdura como por ejemplo el calabacín o la remolacha);

uno o dos tipos de frutos secos;

ajo (opcional);

aceite de oliva virgen extra;

queso (según la receta original italiana el pesto lleva también parmesano y “pecorino” rallado, pero se puede también eliminar y el pesto quedará rico de todas formas (otra opción es sustituirlo con levadura nutricional  que tiene un sabor a queso y es muy muy nutritiva)

Para las proporciones podéis usar como ejemplo la receta de pesto que viene aquí abajo, pero tampoco hay que ser muy rígidos: por ejemplo, podemos aumentar la cantidad de fruta seca y disminuir la de hoja verde, depende del gusto que queramos que predomine en la salsa.

Yo desde hace un par de meses he ido eliminando todos los lácteos de mi dieta, porqué descubrí que sufro de reflujo gastroesofágico, y he comprobado que me hace sentir mucho mejor no tomarlos …¡¡ Sólo de vez en cuando, me como un trocito de parmesano, cuando tengo crisis de abstinencia!! Por eso estoy haciendo mis pestos sin queso y ¡la verdad que no están nada mal!

Pues entonces, os voy a dejar aquí una receta de pesto alternativo que hice para preparar unos canapés de aperitivo en la cena de Navidad del año pasado.

PESTO DE RÚCULA

– 70 gr de rúcula

– 1 cucharada de alcaparras

– 50 gr de almendras crudas sin piel

– 40 gr de parmesano (podéis sustituir con levadura nutricional o simplemente eliminarlo)

– 50 ml de aceite de oliva virgen extra

– 1/2 diente de ajo (opcional)

Poner dentro de la batidora primero todos los ingredientes duros: almendras, queso, ajo y alcaparras.

Luego añadir la rúcula lavada y bien seca (cada vez que hacemos un pesto hay que lavar las hojas verdes con mucho cuidado sin romperlas, y secarlas delicadamente, pues así no se van oxidando. Esto provocaría el cambio de color y de sabor de las hojas). Al final añadir el aceite y arreglar de sal.

¡Ya está! ¡En cinco minutos está listo!

Si queréis hacer los canapés, sólo tenéis que untar una base con el pesto, por ejemplo unas tostaditas de pan con nueces, y añadir una aceituna negra de Aragón encima. ¡¡Son muy originales, sanas y riquísimas !!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s